Hoy, 20 de noviembre se celebra el Día Internacional de los Derechos del Niño, un día para celebrar todo lo que se ha logrado en favor de estos derechos, pero también para recordar que muchos pequeños siguen en situación de vulnerabilidad. Los niños no solo tienen derecho a crecer en entornos de paz, sino que también deben hacerlo rodeados de amor y de una familia. Este objetivo es el que persigue la Asociación Estatal de Acogimiento familiar.

Actualmente, en España casi 15.000 niños crecen en centros de menores esperando familias de acogida. Estos menores se encuentran en centros residenciales debido a que sus padres, por circunstancias personales o sociales graves no pueden hacerse cargo de ellos y son tutelados por el Estado. El acogimiento familiar es la solución por derecho para estos niños y niñas, proporcionándoles el entorno de estabilidad y afecto que todo ser humano necesita para desarrollarse plenamente. 

La Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas reconoce que el niño debe crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y comprensión para permitir su adecuado crecimiento psicológico y personal. Por su parte, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU, en sus Observaciones Finales a España para el 2018, declara que “está seriamente preocupado por el elevado número de niños en atención residencial” y recomienda a España “agilizar el proceso de desinstitucionalización, garantizando que la atención residencial se utilice como medida de último recurso”.

DÍA NACIONAL DEL PIJAMA

Debido a esta situación nace el Día Nacional del Pijama, una iniciativa que, según María Arauz de Robles, presidenta de ASEAF “pretende crear cultura de acogimiento, empezando por dar a conocer esta realidad en los centros educativos, a los más pequeños y a sus familias y proponer la familia acogedora como un modelo más de familia.”

El Día Nacional del Pijama se traduce en una iniciativa muy original: niños de entre 2 y 10 años de educación infantil y primaria de toda España acuden en pijama al colegio el día 20 de noviembre, en alusión al momento en el que se sienten protegidos en su hogar y por sus familias, divulgando el derecho de todo niño a crecer en familia.

El Día Nacional del Pijama es ya una realidad en Portugal, donde se celebra desde hace 20 años. Además de ser una forma lúdica de concienciar a los niños sobre esta realidad, el pijama hace alusión al momento en que los niños se sienten protegidos por la noche en su hogar y con su familia, un momento de intimidad familiar y que todo niño tiene derecho a vivir. “El pijama simboliza la cena entre todos, el cuento de la noche, la seguridad de vivir con sus familias, en definitiva, sentirse queridos”, añade María.

Durante el Día Internacional de los Derechos del Niño se realizan otras actividades educativas y lúdicas para dar a conocer esta realidad y exponer la familia de acogida como un modelo de familia más. Talleres de dibujos, charlas y lectura de un cuento sobre el acogimiento, material que se facilita desde la Asociación a los centros educativos. El año pasado esta iniciativa se llevó a cabo por primera vez en España en 7 colegios de Madrid, Zaragoza y Segovia, con la participación de 2.000 niños.