Uno de los momentos más difíciles en la vida de un padre o una madre es el de dejar a sus pequeños en la guardería o escuela infantil. Es la primera ocasión – de muchas que vendrán – en las que los padres se separan de su hijo que ha estado con ellos desde que nació y suele ser duro, sobre todo y contra todo pronóstico para los padres y madres. Sin embargo, la Escuela Infantil es un servicio muy útil para que los padres puedan conciliar su vida laboral, pero también es el entorno perfecto para que los más pequeños aprendan y desarrollen sus capacidades sociales e individuales.

A la hora de elegir una Escuela Infantil u otra hay varios factores que intervienen y otros muchos que hay que tener en cuenta. La escuela infantil debe entenderse como un espacio participativo, transparente y democrático. Escuelas Infantiles como El Osito, donde las actuaciones educativas parten de principios como la inclusión, entendida como respeto a la diversidad, así como facilitar y permitir la participación de las familias en el proceso educativo, además de contar con su propia autonomía en el desarrollo de su propio proyecto, entre otras cuestiones.

¿Por qué es importante la transparencia?

Si el solo hecho de dejar a los pequeños en una Escuela Infantil puede hacerse cuesta arriba, más difícil será si los padres no pueden conocer y participar de la educación que están recibiendo sus hijos. Es importante que las Escuelas Infantiles sean transparentes y permitan conocer a las familias el trabajo que realizan. Por ello es fundamental que a la hora de buscar una guardería podamos obtener toda la información posible acerca de cómo serán educados nuestros hijos.

Por tanto, es fundamental que las escuelas sean transparentes en cuanto a su propuesta pedagógica, como es el caso de El Osito, en cuya página web explica la metodología educativa y los valores de su centro. Desarrollo de las capacidades al máximo para que puedan ser lo más independientes posible cuando vayan al colegio, trabajar con los padres para facilitar su labor educativa, ayudándoles a comprender mejor las características evolutivas de sus hijos en el período en el que se encuentran y enseñándoles a sacar el máximo partido a esta etapa, realizando un trabajo conjunto entre la escuela y la familia para conseguir el máximo bienestar de los alumnos. Educar a los niños en valores y lograr que la escuela sea un espacio compensador de «desigualdades» o aquello que hace a los niños diferentes, para que todos crezcan en un ambiente de integración e igualdad, entre otras propuestas.

La Comunidad de Madrid además cuenta con el Sello Madrid Excelente. Madrid Excelente es la marca de garantía de la Comunidad de Madrid para certificar la calidad y la excelencia en gestión de las empresas y fomentar la competitividad del sector empresarial. Algunas guarderías como la mencionada cuentan con esta certificación que garantiza que se trata de escuelas transparentes y con una buena labor pedagógica.

La importancia de las Redes Sociales en las Escuelas Infantiles

La mayoría de los padres que tienen hijos en edad de acudir a una Escuela Infantil pertenecen a la generación ‘millennial’ y la herramienta de búsqueda de cualquier producto y servicio, incluidas las guarderías, es Internet. Además, las redes sociales se han colado en nuestras vidas para mantenernos informados de lo que las distintas empresas hacen. La fluidez en estas plataformas de las Escuelas Infantiles es esencial para mantener ese contacto con las familias.

La transparencia pasa por la comunicación, las escuelas cuenta con equipos profesionales de psicólogos, pedagogos, pediatras… Y a través de las redes sociales pueden llevar a cabo una importante labor complementaria a sus servicios mediante la divulgación de información que puede resultar útil a los padres. En definitiva, la presencia en redes sociales es un indicador de la modernidad y la transparencia de una Escuela Infantil y un elemento que puede considerarse a la hora de elegir guardería.