Save the Children e IKEA Ibérica han iniciado un proyecto de colaboración por el que niños y jóvenes en situación de pobreza y/o riesgo de exclusión de Madrid, y derivados desde servicios sociales, de educación o de salud, puedan disponer de nuevos espacios educativos y de tiempo libre tras la jornada escolar, según han informado los impulsores de esta iniciativa.

En el marco de este acuerdo, Save the Children, en colaboración con Redes Sociedad Cooperativa, ha puesto en marcha este martes 21 de marzo un nuevo centro social educativo en la zona de Pan Bendito (Carabanchel), cuyos espacios han sido diseñados y acondicionados por IKEA, que ha invertido un total de 9.500 euros en equipamiento, gracias a 25 voluntarios de sus oficinas centrales de San Sebastián de los Reyes y de sus tiendas en Madrid, junto con socios IKEA Family y seis voluntarios de Save the Children.

Este nuevo centro de cerca de 150 m2, en el que quince voluntarios atenderán hasta a 75 jóvenes de entre tres y dieciséis años semanalmente, está equipado con un vestíbulo, una ludoteca, tres talleres, una sala de estudio e informática, un despacho, dos aseos y una cocina.

En estos espacios, Save the Children continuará desarrollando su ‘Programa de Lucha contra la Pobreza Infantil’ en España, ya iniciado en otros centros, por el que se acompaña a los jóvenes tras las jornada escolar como refuerzo educativo y se les ofrece un espacio de tiempo libre. Este programa ha beneficiado a más de 5.000 niños en riesgo de pobreza y exclusión.

Por su parte, IKEA refleja su apoyo a la infancia a través de su programa ‘El Poder de la Infancia’, con el que promueven desde la tolerancia cero al trabajo infantil hasta el desarrollo de productos, servicios y experiencia de compra enfocados para familias con niños.

En una segunda fase de está colaboración, ambas entidades tienen previsto el acondicionamiento de espacios de este tipo en colegios de Fuencarral y Vallecas.