Ubicado en la zona norte de Madrid, con vista al Monte de El Pardo, se encuentra Restaurante Latigazo, un ambiente agradable, exclusivo y cercano, donde comer es algo más que sentarse, es disfrutar de un lugar único y especial.

Latigazo, un amplio restaurante con vistas privilegiadas al Monte de El Pardo, que posee varios espacio donde los niños podrán disfrutar y divertirse mientras los mayores degustan de una comida familiar sin preocupaciones y rodeados de naturaleza.

Este acogedor espacio cuenta los fines de semana y festivos, con un programa completo de actividades para los más pequeños, Family Weekend, en el que las monitoras desarrollan diferentes juegos de pintacaras, manualidades y otras actividades infantiles para ellos. Restaurante Latigazo, pone a disposición un castillo hinchable para que los más pequeños disfruten del encuentro familiar, además de diferentes tipos de animación y espectáculos infantiles, entre los cuales organizan show de magia o traen consigo animales domésticos, silvestres o de granja, acompañados de otras sorpresas, para que los niños se lo pasen ‘pipa’.

Además de ofrecer una gran variedad de actividades para niños, en su menú degustación también se acuerda de ellos, ofrece un menú infantil de 16 euros con el que se incluye toda la programación de actividades.  Cuenta con una carta de platos de calidad con productos de materia prima que buscan sorprender al cliente con propuestas originales, sabores, y diseños exclusivos de una variedad de pescados y carnes, croquetas melosas de jamón, crujientes de morcilla con miel, su indiscutible ensaladilla Latigazo, sin olvidarnos de su carta de deliciosos postres de tatín de manzana don helado de canela, fondant de chocolate con helado de vainilla o la tarta de tiramisú de Amaretto, una carta donde los mayores pueden disfrutar de referencias destacadas a nivel nacional e internacional

Un restaurante con encanto que ofrece en su interior, tres espacios completamente preparados para cualquier ocasión: sala White, salón Pinacoteca y salón Principal, además de una extraordinaria terraza con grandes árboles centenarios donde se puede disfrutar de las vista de El Pardo en cualquier época del año.