Era una petición a gritos… y por fin se hará realidad. Los niños menores de 12 años podrán salir de casa a partir del 27 de abril. Todavía no se ha definido cómo, pero lo adelantó este sábado el presidente Pedro Sánchez. El estado de alarma, por contra, se extenderá al menos hasta el 9 de mayo.

La fase de desescalada comenzará a partir del 10 de mayo y será “cautelosa y progresiva”. “Podremos dar una respuesta diferenciada y asimétrica pero no tiene por qué ser una comunidad autónoma ni una provincia, será por territorios”, dijo Pedro Sánchez.

Sobre la salida a la calle de los niños se está ultimando la medida y se tratará con el comité científico, aunque el rango de edad está por decidir. El punto de partida será lo que marca la ley de salud pública, que según ha indicado fija el techo de los 12 años.

El presidente no ha querido concretar cómo se hará este “alivio” del confinamiento en los menores, ya que habrá que hacerlo bajo el amparo del comité de expertos y tras consulta con las comunidades autónomas.

No obstante, ha asegurado que tras consultar con los expertos, la medida anunciada no supone un riesgo, por lo que “progresivamente se irán tomando otras”.

UNA PETICIÓN A GRITOS

Hay muchos niños y niñas que tienen la suerte de tener un amplio balcón, un jardín o una terraza. Los que disponen de este espacio, tienen cubierta de alguna manera la necesidad de salir al exterior. 

Pero, la realidad es que la mayoría de ellos solo disponen de ventanas para observar las calles. Esta sensación de encierro y agobio pueden desencadenar trastornos que tornan el confinamiento aún más difícil.

Los niños españoles llevan confinados desde el miércoles 11 de marzo que se decretó el cierre de los centros educativos. Por eso, muchos políticos, como el alcalde de Madrid, pidieron al Gobierno “estudiar las fórmulas para permitir que los niños de una u otra manera puedan salir de sus casas”, todas ellas “compatibles con la garantía sanitaria”.

Se lanzaron muchas campañas por profesionales de la salud mental para reclamar que los más pequeños puedan hacer uso de los espacios comunes de las viviendas, por ejemplo.

La sensación de libertad es una necesidad vital que no se puede pasar por alto.  

No se pedía ir a los parques, salir a jugar, pasear con la bici ni volver a la normalidad. Se trata de poder bajar enfrente de las casas a respirar aire libre cubriendo una necesidad tan básica como esa.

¿PODREMOS VIAJAR EN VERANO?

A la pregunta de si los españoles podrán viajar este verano, Sánchez ha comentado que “ojalá podamos hacerlo, pero tenemos que ser humildes y saber que nos estamos enfrentando a un virus desconocido”.

Y para este tiempo que se abre, Sánchez ha pedido “un ejercicio de pedagogía” porque habrá decisiones eficaces “que animen a dar dos pasos más, pero habrá otras que no sean eficaces y serán un paso atrás. Pero eso no será un fracaso, si no que vamos aprendiendo cómo resolver al virus”.