Los juegos de mesa son útiles para el desarrollo cognitivo de los niños. Se trata de una opción perfecta para pasar el rato en familia y, a la vez, promover el aprendizaje y desarrollo de los más pequeños. Estimulan el pensamiento lógico y matemático, la memoria y la concentración, a la vez que les ayuda a ser más pacientes y aprender a lidiar con la frustración. Hoy te presentamos seis juegos de mesa que son perfectos para aprender con diversión:

Storycubes

Una de las mejores opciones para los más pequeños. A partir de 4 años se puede jugar a este juego que incluye múltiples opciones y se adapta a otras franjas de edad. Consta de una serie de dados con distintos dibujos, 54 en total que pueden generar más de 10 millones de combinaciones. El fin del juego es inventarse una historia con los dibujos que salgan. Contribuye al desarrollo de la improvisación, expresión oral y comprensión.

Monopoly Junior

La versión más simple del tradicional Monopoly. Ha sido diseñado para que los niños a partir de 5 años también puedan jugar sin complicarse demasiado. Admite entre 2 y 4 jugadores, por lo que es perfecto para disfrutar en familia. Incluye menos propiedades y billetes de cantidades simples y pequeñas (1 dólar). Es adecuado para mejorar el razonamiento matemático, además de ofrecerles nociones de cómo funciona el comercio.

Dobble

Dobble es un juego de habilidad que está pensado para niños mayores de 6 años. Consta de cartas circulares. Cada una con 8 objetos dibujados, cada participante debe emparejar sus cartas y hay 5 formas de jugarlas. La velocidad de reacción, los reflejos, la atención focalizada y la observación son claves. Gana quien primero logre completar sus parejas.

Catán

Para niños más mayores, por encima de los 10 años, está recomendado Catán. El juego comienza cuando cada jugador tira los dados y recoge diferentes materiales que les servirán para construir pueblos y ciudades. El tablero se puede ir cambiando y no habrá dos partidas iguales. Se trata de un juego de estrategia en el que es esencial cooperar con el resto para lograr la victoria. Sin colaborar con los demás es imposible resultar vencedor.

Puzzles

El mejor juego para trabajar la memoria en cualquiera de las edades y desde los 4 años. Con los puzzles los niños no mejoran únicamente su memoria, sino que también mejora su capacidad de concentración, asociación y observación. Por algo se conoce también como rompecabezas.