Es una realidad que a medida que se van acercando los últimos días de agosto, sentimos como la vuelta a la rutina empieza a llamar a nuestra puerta. Para los mayores volver de las vacaciones, la desconexión y el relax no es fácil pero para los más pequeños, la vuelta al cole, tampoco.

Por ello, es importante que tengamos en cuenta algunos aspectos que mejorarán la adaptación de los más pequeños a sus hábitos y que, además, les motivarán a la hora de volver a las clases y las aulas.

El punto más importante a tener en cuenta es que no podemos hacer que sientan que el fin de las vacaciones es algo negativo, por ello, debemos plantear la vuelta al cole como un reto muy positivo que les genere ilusión y ganas pero, ¿cómo podemos hacer esto?

Al igual que nos emocionamos cuando vemos que la llegada de las vacaciones está a la vuelta de la esquina, también debemos emocionarnos por cambiar el bañador por los libros ya que, al final, lo realmente importante es saber disfrutar de cada momento y darle a cada uno un valor especial que lo haga único y apasionante.

LA VUELTA AL COLE EN 7 PUNTOS

vuelta al colePor ello, vamos a señalar algunos aspectos que los padres deben tener en cuenta:

1. Adáptales a la rutina poco a poco. No podemos pretender que tras la libertad del verano en cuanto a horarios y comidas, por ejemplo, cambie de la noche a la mañana. Por ello, si unas semanas antes empezamos, poco a poco, a acostumbrarles a despertarse pronto, acostarse a su hora o realizar sus comidas en las jornadas habituales, el cambio será mucho menos drástico y su adaptación mucho más efectiva.

2. Sus gustos e intereses nos importan. Es muy importante que hagamos a los más pequeños partícipes de su vuelta al cole, demostrándoles que su opinión es esencial a la hora de elegir material escolar o ropa que vayan a estrenar, ¡se sentirán protagonistas de sus decisiones y, por tanto, muy satisfechos!

3. ¡Cuánto van a aprender! ¿Qué empieza un nuevo curso? Con él llegan un montón de aprendizajes nuevos realmente apasionantes. Échale un vistazo a sus libros, enséñales las cosas que aprenderán y lo bien que lo van a pasar este año.

4. El reencuentro. La vuelta al cole también significa reencontrarse con sus amigos y profesores, ¡seguro que les hace mucha ilusión saber que volverán a estar día a día con ellos! Sus amigos son una pieza fundamental de vida escolar, así que les va a hacer muy felices saber que volverán a verles constantemente. Además, los niños adoran y admiran a sus profesores, hacer hincapié en lo bonito que será volver a verles o lo emocionante que será conocer a los nuevos que van a llegar es un punto esencial.

5. La suerte de aprender. En nuestras manos está explicarles lo afortunados que son por poder aprender, por disfrutar de una enseñanza que les permitirá convertirse en aquello que deseen cuando sean mayores. Los padres son los primeros que deben darle a la educación el valor que merece, ¡sus padres son su mayor ejemplo y todo lo que ellos vean apasionante tendrán el poder de transmitirlo así!

6. Las clases extraescolares, un punto a favor. Además de volver al curso académico, los niños vuelven a poder disfrutar de aquellas actividades que más les gustan. Apostar por su deporte favorito, por clases de baile, por la música o cualquier actividad extraescolar que les haga felices será un aliciente para seguir motivándoles tras el verano.

7. Implicación absoluta. Una vez empezado el colegio, es importante que sigamos implicándonos en todo aquello que viven cada día. Por ello, es muy importante que les preguntemos qué tal han ido las clases, a qué han jugado en el recreo, cuál es su asignatura favorita… ¡Ser sus cómplices en cada experiencia les hará sentirse apoyados en todo momento!

Efectivamente, el verano es increíble pero la vuelta al cole es algo maravilloso y una etapa súper importante en la vida de los niños año tras año. Así pues, tanto el personal docente como los padres, debemos ser conscientes de lo importante que es acompañarles en todos los aspectos. Solo así conseguiremos hacer efectiva la motivación y que ellos sean realmente felices.

* Artículo redactado por Emma Pérez, Directora del Colegio Europeo de Madrid.